EL GALARDÓN

Artistas santandereanos le dieron ‘cuerpo material’ a las ideas, modelando al unísono, un galardón que se convierte en la metáfora perfecta para describir el recorrido de un INNOVADOR, en donde los golpes se encajan con vehemencia, las puertas se tocan con perspicacia y los equipos de trabajo se lideran con el ejemplo y el vigor.

La cúspide del galardón deja entre ver una alegoría al cerebro, en donde se descubre el lóbulo derecho, caudillo de la creatividad, representado en sutiles picos, semejantes a las vastas tierras de Santander, los cuales aseveran el incansable trabajo de miles de neuronas, que a través de sus impulsos exhortan al encéfalo a tomar el estandarte de la imaginación y animan a que el corazón bombee con más fuerza, para que un alma colorida y apasionada esté lista a conquistar el mundo.

POSTÚLESE

EL GALARDÓN

Artistas santandereanos le dieron ‘cuerpo material’ a las ideas, modelando al unísono, un galardón que se convierte en la metáfora perfecta para describir el recorrido de un INNOVADOR, en donde los golpes se encajan con vehemencia, las puertas se tocan con perspicacia y los equipos de trabajo se lideran con el ejemplo y el vigor.

La cúspide del galardón deja entre ver una alegoría al cerebro, en donde se descubre el lóbulo derecho, caudillo de la creatividad, representado en sutiles picos, semejantes a las vastas tierras de Santander, los cuales aseveran el incansable trabajo de miles de neuronas, que a través de sus impulsos exhortan al encéfalo a tomar el estandarte de la imaginación y animan a que el corazón bombee con más fuerza, para que un alma colorida y apasionada esté lista a conquistar el mundo.

POSTÚLESE